Innovación en tiempos de cuarentena

Desde tiempos inmemoriales, la innovación ha sido inherente al desarrollo humano, sin esta forma de vida como algunos emprendedores le llaman, la humanidad no habría podido llegar hasta donde está. La invención del fuego, la agricultura, la revolución industrial de la mano con la producción en masa de Henry Ford y la llegada del hombre a la luna, han sido hitos que sin la innovación no habríamos podido lograr.

Sin ir tan lejos en el tiempo, ahora estamos viviendo una pandemia de características globales tales como la peste negra, la malaria, entre otras. No obstante, la humanidad de manera inmediata ha reaccionado y está haciendo esfuerzos sobre humanos para lograr encontrar alguna vacuna en tiempo récord.

En el concierto nacional, han surgido un sin número de emprendimientos nuevos, como es el caso de los delivery de alimentos. Actualmente la industria del pan,  mercado que ha funcionado igual durante siglos, ha tenido que subirse hoy al carro del delivery. Ante esta situación me pregunto, ¿porque tiene que existir una calamidad como esta para poder desplegar nuestra creatividad, conocimientos y habilidades al 100%?

La respuesta es muy sencilla, simplemente porque la innovación y el emprendimiento no se observa como filosofía de vida. En nuestros tiempos donde la economía está detenida, no hay producción, los emprendimientos del nicho deben ser la fuente de recuperación de la economía –debemos estar conscientes de nuestra procedencia para saber hacia dónde nos dirigimos–.

Las multinacionales se originaron en su mayoría en la postguerra, después de que varios países de Europa fueron destruidos ¿cómo?, haciendo lo que cada uno sabe hacer, sacando partido de sus capacidades y talentos.

Es por esto, que hago el llamado a toda la comunidad educativa de Sebastian School y a la ciudad de Chillán en general, a abrazar la filosofía del emprendimiento y la innovación como su filosofía de vida, además de apoyar al mercado local, quien es el único capaz de hacer frente a la poca producción y a la crisis económica mundial. La innovación no solo es aplicable a los negocios, tómelo como su fiel compañera junto a la resiliencia y sabrá afrontar las calamidades de una mejor forma.

 

Pablo Garrido Sagredo

Ingeniero Comercial

Profesor de Matemáticas- Sebastian School

Chillán

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *